Durante casi cinco años, he instado a los profesionales a “auditar a la velocidad del riesgo”. La primera vez que utilicé la frase en una publicación del blog en julio de 2014 que abordaba la creciente volatilidad del riesgo y cómo la adhesión a un plan de auditoría anual tradicional podría dejar a las funciones de auditoría frente a los desafíos del ayer.

Hemos progresado desde entonces, pero hay un largo camino por recorrer.

El rol de la Auditoría Interna para proporcionar una garantía oportuna sobre la efectividad de la gestión de riesgos es más importante que nunca, ya que los riesgos desconocidos emergen y crecen rápidamente mientras los riesgos complejos, previamente conocidos persistan. Es por eso que es esencial que Auditoría Interna esté alineada con la Administración y con las opiniones de la Junta Directiva sobre los riesgos.

El pulso norteamericano de la Auditoría Interna de 2019, que se estrena formalmente la próxima semana, en la Conferencia anual de Administración General de Auditoría de The IIA en Dallas, plantea preguntas importantes que alteran las formas en la dinámica actual del universo de riesgos en el que la Auditoría Interna se alinea con la Junta Directiva. El Informe, Definición de Alineación en un Panorama de Riesgo Dinámico, se centra en cuatro riesgos claves y examina si la cobertura de la Auditoría Interna está realmente alineada en esas áreas.

La noticia preocupante es que el Informe encuentra una posible desalineación en el análisis cibernético y de datos, las relaciones con terceros, los riesgos emergentes y atípicos, y las actividades de la junta y la administración. Lo que es más, plantea serias dudas sobre si las opiniones y recomendaciones de Auditoría Interna están llegando a la Juntas Directiva.

Por ejemplo, a pesar de varias encuestas de la Junta directiva que identifican claramente los problemas cibernéticos y de TI como las principales prioridades de riesgo, los planes de Auditoría Interna continúan asignando más recursos a las áreas tradicionales de menor riesgo, como los informes operativos, de cumplimiento/normativos y financieros.

Otro desafío que se destaca en el Informe es la calidad de la información que se envía a la Junta Directiva. Una encuesta reciente de miembros de la Junta Directiva por parte de la Asociación Nacional de Directores Corporativos encontró que el 53 por ciento de los encuestados dijo que la calidad de los informes de gestión debe mejorar. Sin embargo, de acuerdo con los encuestados de Pulse, la Auditoría Interna rara vez revisa la información proporcionada a la Junta Directiva, con 6 de cada 10 Jefes Ejecutivos de Auditoría (CAE) que informan que proporcionan dicha seguridad sólo para situaciones inusuales o nunca.

El pulso ofrece una curiosa reflexión sobre cómo la dinámica de los riesgos modernos está redefiniendo la alineación. Los profesionales talentosos que sirven en nuestros consejos enfrentan innumerables factores que amenazan con interrumpir los esfuerzos para alcanzar los objetivos de la organización. A medida que los directorios enfrentan la creciente presión de los accionistas y reguladores para realizar sus funciones de supervisión, están buscando desesperadamente la mayor cantidad de información posible y confiable para tomar decisiones estratégicas relacionadas con los riesgos. Esto ofrece una oportunidad significativa para la profesión.

Del informe Pulse:

“En el entorno de riesgos dinámicos de hoy en día, los CAE deben hacer más que simplemente comprender y alinearse con el punto de vista de la Junta Directiva sobre los riesgos. Esta nueva perspectiva debe centrarse en garantizar que la Junta Directiva tenga una comprensión completa y sin trabas del universo de riesgos de la organización”.

“Este cambio de perspectiva, aunque sutil, tiene una gran importancia en la capacidad de la Auditoría Interna para proporcionar seguridad independiente, agregar valor a la organización y elevar su estatura al nivel de asesor confiable”.

No quiero dejar la impresión de que los hallazgos de Pulse reflejan que la Auditoría Interna está fuera de contacto con las Juntas Directivas. De hecho, en todo caso, el informe refleja la profunda comprensión y preocupación de los CAE por mejorar la alineación en las cuatro áreas de enfoque.

Sin duda, Pulse tiene un largo historial de identificación de áreas donde la Auditoría Interna puede mejorar y el examen de nuevas áreas donde los profesionales pueden agregar valor a sus organizaciones. El 2019 Pulse continúa esa tradición al proporcionar listas de elementos de acción, recursos y conclusiones claves.

Un tema frecuente en mi blog es instar a los profesionales a buscar continuamente formas de mejorar sus habilidades y el valor que la Auditoría Interna proporciona a nuestras organizaciones. Cada año, desde 2011, Pulse ha proporcionado información importante, como piedra angular para que los profesionales hagan precisamente eso.

Mantente al tanto del Informe de Pulso de este año. Está lleno de gran información que servirá como forraje para mucho más, mis comentarios en las próximas semanas. Como siempre, espero sus observaciones.

Declaración

Richard F. Chambers, presidente y director general del Instituto de Auditores Internos Global, escribe un blog semanalmente para InternalAuditor.org., sobre temas y tendencias relevantes para la profesión de la auditoría interna.

Fuente: https://global.theiia.org/knowledge/chambers-spanish/Pages/Vista-Previa-del-Informe-el-Pulso-de-la-Auditoria-Interna-de-2019.aspx